Accueil > Noticias > El bipartito andaluz retira de las lecturas de Bachillerato una novela (...)

Natalio Blanco, Diario 16, 10 julio 2019
Llucia Ramis, La Vanguardia, 14 julio 2019
tercera información, 13 julio 2019

El bipartito andaluz retira de las lecturas de Bachillerato una novela clave sobre la represión franquista

Educación explica que la exclusión de ‘Los girasoles ciegos’ se enmarca en “un proceso de renovación habitual”

dimanche 14 juillet 2019, par Redacción

Los girasoles ciegos [1], una novela clave para entender en toda su profundidad la cruel represión del régimen franquista sobre la población durante la guerra civil y la posguerra, ha sido retirada por el Gobierno bipartito andaluz de Partido Popular y Ciudadanos del programa de lecturas recomendadas para primero y segundo curso de Bachillerato en los institutos de Andalucía para el próximo curso académico 2019-2020. La Consejería de Educación achaca esta retirada a “un proceso de renovación habitual” que otros años ha afectado a libros como Crónica de una muerte anunciada [2] o las antologías poéticas de Juan Ramón Jiménez [3], Machado [4] o los poetas del 27 [5].

(imagen : Javier Imbroda, de Ciudadanos, consejero de Educación de la Junta de Andalucía).

Los girasoles ciegos, novela publicada en 2005 de manera póstuma, fue la única escrita por el escritor Alberto Méndez y galardonada con numerosos premios como el Setenil al mejor libro de cuentos, el Premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa de 2005, con lo que quedaba consagrada como un clásico contemporáneo y su autor entraba a formar parte de la selecta lista de one hit wonder, autores consagrados con una única novela [6]. Los girasoles ciegos lleva vendidos en la actualidad más de 250.000 ejemplares desde su publicación, siendo en la actualidad el libro de más ventas de su editorial entre los autores originales en castellano.

Esta retirada se produce coincidiendo con la selección en la pasada prueba de Selectividad en Andalucía de un texto precisamente de Los girasoles ciegos en el ejercicio de Lengua Castellana y Literatura II. La segunda opción planteada era un artículo de la periodista de la Cadena Ser Pepa Bueno titulado ‘¡A correr !’, un alegato feminista a partir del asesinato de la profesora Laura Luelmo, publicado en el diario El País el pasado 19 de diciembre [7].

La Junta compara la retirada de la novela contra el franquismo con otras como Crónica de una muerte anunciada o las antologías de poetas del 27

A partir del próximo curso académico 2019-2020, las lecturas recomendadas para esta asignatura serán La realidad y el deseo, de Luis Cernuda [8] ; El árbol de la ciencia, de Pío Baroja [9] ; El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite [10], e Historia de una escalera, de Antonio Buero Vallejo [11].

El extraordinario éxito de crítica y ventas de Los girasoles ciegos no ha parado de crecer desde su publicación por la editorial Anagrama en 2005, consolidándose como un long seller, el bien más preciado de cualquier editor literario. Como apunta el perfil elaborado por la propia editorial, esta novela “ es el regreso a las historias reales de la posguerra que contaron en voz baja narradores que no querían contar cuentos sino hablar de sus amigos, de sus familiares desaparecidos, de ausencias irreparables. Son historias de los tiempos del silencio  [12], cuando daba miedo que alguien supiera que sabías.

Las cuatro historias que conforman esta obra unitaria están sutilmente engarzadas entre sí, contadas desde el mismo lenguaje pero con los estilos propios de narradores distintos que van perfilando la verdadera protagonista de esta narración : la derrota.

Un capitán del ejército de Franco que, el mismo día de la Victoria, renuncia a ganar la guerra ; un niño poeta que huye asustado con su compañera niña embarazada y vive una historia vertiginosa de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses ; un preso en la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado de verdugo ; por último, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama la sangre purificadora del vencido.

Como se advierte por la editorial, “todo lo que se narra en este libro es verdad, pero nada de lo que se cuenta es cierto, porque la certidumbre necesita aquiescencia y la aquiescencia necesita la estadística. Fueron tantos los horrores que, al final, todos los miedos, todos los sufrimientos, todos los dramas, sólo tienen en común una cosa : los muertos. Pero los muertos de nuestra posguerra ya están resueltos en cifras oficiales, aunque ya es hora de que empecemos a recordar que sabemos”.

Alberto Méndez, otro ‘one hit wonder’

Alberto Méndez falleció en 2004 sin ver su obra publicada ni conocer el éxito arrollador que supuso entre los lectores. Tanto es así que la novela ha sido incluida entre las lecturas de los institutos de este país al considerarse ya sin duda un clásico contemporáneo.

La novela fue llevada al cine por el director José Luis Cuerda, con guión del propio Cuerda y de Rafael Azcona y protagonizada por Maribel Verdú, Javier Cámara y Raúl Arévalo [13].

Alberto Méndez (1941-2004) nació y vivió su infancia en Madrid. El bachillerato lo estudió en Roma y se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. Su trayectoria profesional estuvo siempre ligada a la edición. Fundó la editorial Ciencia Nueva y colaboró con Montena y la distribuidora Les Punxes, entre otras actividades. Los girasoles ciegos, su primer y único libro, se catapultó desde su publicación en 2005 como un clásico contemporáneo.

La Consejería de Educación responde

Desde la Consejería de Educación se asegura que las recomendaciones de lectura para segundo curso de Bachillerato las establece una ponencia compuesta por funcionarios docentes tanto universitarios como de bachillerato. Fuentes del departamento que dirige Javier Imbroda han explicado a Diario16 que son las Delegaciones Provinciales de Educación las que eligen a los profesores de bachillerato que intervienen en la Comisión de coordinación, un organismo autónomo con representantes de cada una de las universidades públicas andaluzas que se encarga de las diferentes ponencias.

Precisamente la ponencia de Lengua y Literatura ha determinado, según la Consejería de Educación, que la novela Los girasoles ciegos salga de la lista de lecturas recomendadas para Bachillerato en el próximo curso académico. La presidencia de la Comisión tiene carácter rotatorio y este año la ostenta la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda.

El departamento que dirige Javier Imbroda (Ciudadanos) cree esta exclusión del libro de Alberto Méndez “un proceso de renovación habitual”, ya que en años anteriores han salido otros títulos emblemáticos de la literatura en castellano como Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez, o las antologías poéticas de Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y de poetas de la Generación del 27. “Los libros que salen han vuelto a entrar en años posteriores por decisión de la ponencia”, señalan fuentes de la Consejería de Educación.

La Junta recuerda que son los centros educativos, dentro de su autonomía y en el marco de su proyecto educativo, los que proponen y aprueban en los claustros de profesores las obras de lectura recomendada tanto en las enseñanzas obligatorias como no obligatorias “en función de criterios pedagógicos y dentro de la normativa básica”.

Diario 16

MPEG4 - 140.7 Mo
"Montserrat Roig. La memòria viva"
Ateneu independentista Hostafrancs, 11-04-2017 (mp4)

La exaltación de la ignorancia

Llucia Ramis La Vanguardia 14-07-2019

No extraña que la Junta de Andalucía, donde gobiernan el PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, haya retirado de las lecturas recomendadas de bachillerato Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez. Es un libro de relatos sobre la represión franquista ambientados en la Guerra Civil y la posguerra. Y claro, no interesa que los jóvenes conozcan la historia de su país, a ver si adquirirán espíritu crítico. Lo preocupante es que, al saberse la noticia, proliferan quienes dicen que, total, las lecturas obligatorias no sirven para nada, y que no hay mejor modo de odiar una obra que cuando tus profesores te la enseñan.

Así, la atención se desvía de lo importante –formas de silenciamiento y negacionismo adaptadas a los tiempos actuales, en los que quitar un libro de una lista académica parece poco grave–, y recupera un tema que merece un debate aparte : el canon que deben estudiar los chavales. Va más allá, y cuestiona la utilidad de las clases de literatura, apunta a que son contraproducentes. Esas clases enseñan a leer a través de los comentarios de texto con los que, además, aprendes a escribir, a estructurar el pensamiento.

Se puede leer por entretenimiento, por conocimiento, y cuando ambos se combinan, surge la pasión. Pero, ay. Es difícil llegar hasta ahí : si lees, eres una rata de biblioteca. Si encima dices que lees, eres un pedante. Si jamás te acostarías con alguien que no leyera, eres un esnob. Para amar algo, tienes que conocerlo. El desinterés –antagónico a la curiosidad– provoca incomprensión, que deriva en rechazo, convertido en miedo y luego en odio : en miedo hacia algo que es incontrolable por desconocido ; en odio porque eso da sensación de vulnerabilidad, interpreta lo desconocido como una amenaza o el enemigo.

En vez de cultivarse y estudiar la información para sentirse seguro, el ignorante se reafirma en sus carencias, de las que se muestra orgulloso. Se ampara en los datos falsos que se ajustan a su verdad y en otros miles de ignorantes que desprecian a los que no lo son. Así se hacen fuertes y abusones, cambian las reglas a golpes, se cargan las bases de la civilización.

El desinterés provoca incomprensión, que deriva en rechazo, convertido en miedo y luego en odio

La Junta también ha destituido al director del Centro Andaluz de Fotografía, Rafael Doctor, y la justificación sólo puede ser ideológica, dado que él lo situó en el mapa y, durante el 2018, logró incrementar las visitas en un 65%. El viernes se inauguró una exposición de Gerda Taro y Robert Capa [14]. No es que la cultura no interese, sino que no interesa que la cultura tenga su espacio. Podemos seguir siendo cómplices de la necedad y pensar que no pasa nada, porque lo contrario exige un esfuerzo. O adaptar a la educación esa máxima de Montserrat Roig : “La cultura és l’opció política més revolucionària a llarg termini”. Nada resulta más atractivo para un adolescente que la prohibición. Ojalá Los girasoles ciegos sea un best seller.

La Vanguardia

JPEG - 24.7 ko
Rafael Doctor fue nombrado director del Centro en 2017
Archivo / Noticias Candil

Adelante Andalucía ve otra concesión a la ultraderecha en el despido del Director del Centro Andaluz de Fotografía

Redacción tercera información 13-07-2019

La coalición andaluza recuerda que Rafael Doctor, director cesado del CAD, fue nombrado por primera vez en la historia por un concurso público abierto y un jurado de profesionales. Consideran que la decisión “ataca la independencia de las instituciones culturales y a la memoria histórica”.

Adelante Andalucía ha solicitado al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía que explique las razones del despido del Director del Centro Andaluz de la Fotografía, Rafael Doctor Roncero, el cual considera “despido improcedente, ya que no se ha producido un incumplimiento de deberes u obligaciones, y un ataque a la independencia de las instituciones culturales andaluzas y a la memoria histórica, una de sus principales línea de trabajo. En este sentido, Adelante Andalucía ve una nueva concesión de PP y Cs a la ultraderecha, ya que el despido encubre los “propósitos negacionistas de los crímenes franquistas” del tripartido andaluz.

La diputada de Adelante Andalucía Ana Naranjo ha registrado dicha pregunta al Consejo de Gobierno, en la que detalla además las numerosas organizaciones culturales que han mostrado, a través de un comunicado, su absoluto rechazo a la decisión “arbitraria y retrógrada” del Gobierno andaluz. Entre ellas se encuentran Asociación de Directores de Museos de Arte Contemporáneo (ADACE), Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo (CG), Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales (FEAGC), Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), Mujeres en las Artes Visuales (MAV), Sociedad Española de Estética y Teoría de las Artes (SEyTA) y la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV), además de organizaciones memorialistas como la Asociación Memorialista y Club Senderista ‘La Desbandá’.

Naranjo ha recordado que la contratación del director del Centro Andaluz de la Fotografía se produjo tras la celebración de un concurso público valorado por un jurado de profesionales, por lo que “no se entiende que se produzca este despido dos años después de su nombramiento”.

Para Adelante Andalucía, esta decisión “pone en cuestión a la Cultura andaluza” y “dice mucho del proceder del Gobierno andaluz”, que se salta así un procedimiento público con garantías para despedir “sin motivos razonables” a quien ha accedido a dicha plaza por sus méritos.

tercera información

Asociación 14 de Abril, Publicado 30-04-2018. Documental sobre la participación de las Brigadas Internacionales en febrero de 1937 en la contención del avance de las tropas sublevadas tras la caída de Málaga. Versión de 25 minutos. Existe una versión de 40 minutos gratuita a disposición de asociaciones e instituciones : asociacion14deabril@gmail.

MPEG4 - 124.6 Mo
Motril, memoria de la Transición
Publicado 21-11-2016 (mp4)

Documental producido por la Asociación 14 de Abril donde se narra, a través de los testimonios de algunos de los principales protagonistas, la lucha por la democracia y los derechos sociales durante el Franquismo en nuestra comarca.

MPEG4 - 221.7 Mo
Hablamos de Memoria Historia
Hasta Pronto Hermanos
TeleMotril de Motril, 12-06-2018 (mp4)

Relacionado

PDF - 204.5 ko
(PDF)
MPEG4 - 232.1 Mo
Luces de Bohemia, de Ramón María del Valle Inclán (mp4)

(14 de julio de 2019)


[1

PDF - 580.2 ko
PDF
MPEG4 - 373.1 Mo
Audiolibro (2004) (Alberto Méndez)
21-05-2019 (mp4)
MPEG4 - 150.1 Mo
1940 Manuscrito encontrado en el olvido, 15-02-2019 (mp4)

[2

PDF - 260.1 ko
PDF
MPEG4 - 290.7 Mo
Audiolibro, 05-08-2018 (mp4)

[3

PDF - 2.9 Mo
PDF

[4

PDF - 705.8 ko
PDF
PDF - 206.7 ko
PDF

[5

PDF - 17.6 Mo
PDF

[6

JPEG - 16.9 ko
Alberto Méndez falleció en 2004 sin conocer el éxito de su novela

12.LDNM - Sep-Oct 2004

Libros

Alberto Méndez. La vida en el cementerio

César Rendueles

Desde principios de año se ha ido difundiendo sin estruendos publicitarios la noticia de una novela imprescindible, de la que acaba de publicarse la segunda edición. Los girasoles ciegos (Anagrama, 2004) es la primera obra de Alberto Méndez (Madrid, 1941) y uno de los mejores y más honestos libros que se han escrito nunca acerca de la Guerra Civil. A través de cuatro historias entrelazadas y pobladas por personajes de una enorme solidez, Méndez nos muestra sin aspavientos la barbarie fascista : un militar “nacional” que decide rendirse el día antes de la entrada de Franco en Madrid, un poeta adolescente huido que muere de hambre junto a su hijo recién nacido en una cabaña de los Picos de Europa, una cárcel militar en la que pasan sus últimas horas los republicanos condenados a muerte, un cura lascivo que se aprovecha de su poder ... Los girasoles ciegos es una obra emocionante, tan parca como llena de talento, que está destinada a permanecer.

La nota biográfica que aparece en la solapa de la novela es muy escueta, no consta ningún libro anterior.

Porque no los he escrito. Este es el primero. La verdad es que no he tenido tiempo. Sumando los hijos, el trabajo ... el tiempo libre llega muy tarde. Aunque sí que he escrito, claro, pero no con ánimo de crear una obra que empezara, se desarrollara y terminara.

¿Y esta vocación tardía no tiene nada que ver con el hecho de que trabajes en la industria editorial ?

Desde luego, eso genera cierto pudor, porque al final para publicar tienes que dirigirte a los amigos. Llevo trabajando en el mundo editorial desde 1960 y he pasado por todas las editoriales importantes. Ahora por fin he conseguido trabajar sólo por las mañanas y estoy más tranquilo.

Tres de los relatos que componen el libro están escritos en forma historiográfica, como si fueran fragmentos de una memoria perdida.

Aparte de ser un truco literario como otro cualquiera, es un método que me permite ser ambiguo. Puedo incluir hechos y personajes reales sin necesidad de hacer una investigación exhaustiva sobre acontecimientos concretos. Porque el personaje que se rinde a los republicanos madrileños el día antes de que los nacionales tomen la ciudad existió, no se llamaba Alegría pero le pasó algo muy parecido. Lo del poeta escondido en las brañas también es cierto. Yo hablé con el pastor que encontró los esqueletos en 1940, en los altos de Somiedo. Me contó que en la cabaña había una bandera republicana pero yo lo eliminé. He quitado todo lo que fueran grandes gestos, he intentado no hacer ninguna proclama. El protagonista del tercer episodio, el de la cárcel, es Juan Senra, un viejo militante del Partido Comunista ya fallecido. El coronel Eymar, el juez sanguíneo, también existió. El último cuento transcurre en la calle Alcalá, donde yo nací y viví. Y, efectivamente, iba al colegio de la Sagrada Familia que estaba lleno de religiosos rijosos ...

¿Hay algún componente autobiográfico en la estructura de la narración ? Quiero decir, ¿intentas reproducir el modo en que tuviste noticia de lo que había pasado ?

Hombre, yo pertenezco a una familia republicana. Mis padres se exiliaron a Italia no por motivos políticos sino económicos. Pero el núcleo de españoles de Roma eran casi todos viejos republicanos que habían hecho la Guerra. Esos sí que eran exiliados políticos. Y ellos nos hablaban de la República y de la Guerra.

El primer relato me parece la clave de todo el libro. Plantea el problema de qué debe hacer alguien para ser perdonado. ¿Crees que se precisa ciertas dosis de sacrificio por parte del ofensor ? Lo pregunto porque, al fin y al cabo, el protagonista pide perdón en el camión que le lleva al paredón.

Sí, en parte se puede interpretar como una inmolación y hasta ese momento de la narración no le perdonan. Sólo cuando van a fusilarlo es abrazado. Ese sacrificio tiene mucho de simbólico y además no niego que algo así es lo que yo les pido a los que ganaron la guerra. No es que quiera matar a los que nos machacaron cuando éramos pequeños, tan sólo me gustaría que pidieran perdón. El protagonista del primer relato comprende –y esto es así, porque lo he estudiado– que Franco pudo tomar Madrid mucho antes pero, como le pareció que aquello iba a ser poco sangriento, decidió cercar la ciudad. Por eso, cuando le preguntan en el juicio por las motivaciones de sus actos, responde que obró como obró “porque no queríamos ganar la guerra, queríamos matar”. Esa consciencia de que el ejército nacional se regodeó en la muerte es lo que hace que este personaje abandone su bando y pida perdón.

En cierto momento escribes que los republicanos “guerrean como quien ayuda a un vecino”. ¿Crees que hay cierta grandeza en ese combate al margen de los rituales militares ?

Claro, Madrid no la defendió un ejército regular, la defendieron señores que iban a trabajar y, al salir, cogían el fusil y se iban al frente y después se volvían a casa y tenían que echarse a dormir porque tenían que entrar pronto a trabajar. Más impresionante aún eran los chavales que querían irse al frente por las tardes y sus padres no les dejaban. Todo era tan ... doméstico. No hubo épica, lo que hubo fue grandeza moral.

El protagonista del primer relato sobrevive a un fusilamiento. ¿Es una referencia, tal vez crítica, a Soldados de Salamina ?

No, en absoluto ... Hay varias personas a las que les ha pasado esto. Conozco a una de ellas que, por cierto, es la que da nombre al personaje. Trabajé con este hombre en la editorial Grijalbo. Le fusilaron y se despertó dentro de una tumba. Logró adquirir documentación usando su tercer apellido. Los franquistas tenían mucha prisa por matar y no mataban bien. Hubo trescientos mil fusilados deprisa y corriendo. Aprecio el libro de Cercas aunque me chirría esa especie de vindicación de Sánchez Mazas como un personaje inocente, cuando de inocente no tenía nada.

Precisamente te lo preguntaba porque parece que estamos viviendo una especie de revisionismo fascista, con todo el circo que ha rodeado el aniversario de Jose Antonio. ¿Qué opinas de esta extraña reivindicación de toda la corte de intelectuales falangistas ?

A mí me parece indignante. Primero porque intelectualmente fueron unos patanes, incluido Ridruejo. Eran unos incultos de lenguaje grandilocuente sin nada detrás. García Serrano era un escritor de mierda, Pemán era un ser repugnante ... Lo que me parece indignante es reivindicar la basura y el vacío mientras se olvida a gente relevante.

En Los girasoles ciegos se habla de poetas, traductores, músicos ... Hay una gran presencia del mundo cultural, pero no de grandes nombres sino de los personajes modestos.

En aquellos años había un importante humus cultural. La cultura se entendía como una participación colectiva en el saber, en la discusión, en los gustos. Y ese humus cultural produjo algunos grandes nombres, no me cabe la menor duda, sobre todo en poesía. Pero lo que sí es cierto es que la gente era profundamente culta. Detrás de la Barraca había miles de espectadores. Los teatros de Madrid eran un mundo de efervescencia colectiva y de apreciación de la cultura.

Me parece muy coherente con esa experiencia colectiva una parsimonia o modestia literaria muy presente en tu novela, ¿es algo premeditado ?

A mí el mero uso del lenguaje me proporciona un placer inusitado. Pero creo que utilizar un lenguaje preciso y sin alharacas es muy difícil. En cuanto te pones a escribir viene la megafrase. Es algo que me preocupa mucho y cuando me sale algo así intento tacharlo en la corrección. He querido escribir con mucha riqueza de lenguaje pero también con una llaneza narrativa casi elemental.

En particular, los argumentos parecen muy meditados. No hay más que lo preciso pero tampoco falta nada. Parece como si hubieras ido quitando elementos de la narración hasta quedarte con lo esencial.

Sí, he ido quitando cosas. Originalmente el libro era mucho más largo. En concreto en el episodio de la cárcel había muchas páginas dedicadas a narrar la relación entre el chico de los piojos y Juan Senra. En esas páginas se explicaba el surgimiento de su amistad pero me pareció más efectivo dejarlo sobreentendido.

¿Crees que alguien puede considerar el personaje del cura del último cuento un tanto caricaturesco ? ¿No tienes miedo de que te acusen de ignorar los cambios que ha experimentado la Iglesia ?

Que la iglesia cambie es muy difícil. Esa es su mayor virtud. Es una empresa de dos mil años. Que hoy estén más dedicados a lo suyo, que es la pederastia, me lo creo. Pero los curas han sido unos rijosos e hijos de curas hay en todos los pueblos. Es cierto que los curas han perdido autoridad política, pero lo que ha cambiado es la política, no la iglesia. A mí no se me olvida que, en 1962, para sacar el carné de conducir había que presentar un certificado de buena conducta que te tenía que dar el párroco y, que por cierto, a mí no me dio. Tardé cuatro años en conseguir el maldito certificado a través de unos amigos.

Muchos de los que pasasteis por colegios religiosos durante el franquismo recordáis la experiencia casi en términos carcelarios.

Era brutal. En la posguerra la enseñanza estaba militarizada, los colegios eran sitios de proclamas ideológicas y de cooptación. Posteriormente se convirtieron en centros para eliminar a los revoltosos y apoyar a los “buenos”. El castigo físico era constante y los que nos enseñaban eran auténticos analfabetos sin más título que el de cura. Es más, estaba prohibido leer. Veíamos continuamente fotos de desenterrados víctimas de los rojos : héroe de no sé qué, héroe de no sé que más ... Vivíamos entre cadáveres.

La Dinamo.

[7 ¡A correr !

Hay generaciones y generaciones de mujeres que hemos tomado, con el biberón, el miedo y la cautela hasta interiorizarlos. Pero hemos criado a las siguientes para que se sientan iguales y libres

Pepa Bueno, El País, 19-12-2018

JPEG - 20 ko
Decenas de personas se concentran en Nerva en repulsa por la muerte de Laura Luelmo. Alejandro P. Ruesga El País

Hay días en los que las palabras nos salen a borbotones. Y otros, en los que nos pesa una fatiga muy antigua y tenemos que hacer un ejercicio de voluntad para volver a decir lo que la piel, el cerebro, el sentido común y la experiencia llevan siglos diciéndonos pero que, solo en determinadas circunstancias históricas, se convierte en un grito multitudinario. Como ahora. No somos solo un cuerpo disponible. No, las mujeres no somos solo eso, por más que hoy nos usen para vender un coche, mañana para curar traumas, pasado mañana para ganar una apuesta sexual entre amigotes, casi siempre para sostener la frágil arquitectura emocional de la vida y siempre para que la rueda gire, porque qué sería del mundo si hubiera que pagar con dinero el trabajo gratis que hacen las mujeres.

No, nosotras no somos solo un cuerpo disponible. Pero es que ellos no son solo un pene incontrolado. La mayoría estamos rodeadas de hombres con los que nos tratamos de igual a igual, hombres que domestican el machismo aprendido para convivir con sus amigas, sus novias, sus compañeras … mujeres que marcan claramente el perímetro de su vida al margen de cómo ellos las vean. Y nos necesitamos todos para desmontar pieza a pieza este Lego de siglos que afecta a la educación, a la economía, a la cultura y a la manera en que podemos convertir el amor o el deseo en un salvavidas o en una trampa.

Necesitamos a estos hombres para convencer a esos otros hombres que incluso ayer, con el cuerpo semidesnudo de Laura Luelmo recién encontrado, nos insultaban en las redes sociales. No basta con que nos muestren su solidaridad, hay que exigirles que se conviertan en voceros y pedagogos de la masculinidad que ellos representan. Que lo hablen, lo discutan, lo analicen, entre ellos.

Hay generaciones y generaciones de mujeres que hemos tomado, con el biberón, el miedo y la cautela hasta interiorizarlos. Pero hemos criado a las siguientes para que se sientan verdaderamente iguales y libres. Son muchas y están en todas partes, en la calle, en los centros de trabajo, en los senderos, de día y de noche. Y cuando el dolor que estos días nos encoge el estómago se diluya, volverán a las calles y a los senderos, solas o acompañadas. A correr por el placer de hacerlo. Imparables.

El País.

[8

PDF - 369.4 ko
PDF

[9

PDF - 1.9 Mo
PDF

[10

PDF - 695.4 ko
PDF

[11

PDF - 10.1 Mo
PDF
MPEG4 - 270 Mo
Historia de una Escalera, 03-12-2012 (mp4)

[12

PDF - 560 ko
PDF
PDF - 923.4 ko
PDF

[13

PDF - 97.9 ko
Los girasoles ciegos, una película de José Luis Cuerda (PDF)
MPEG4 - 38.4 Mo
Los girasoles ciegos (1)
MPEG4 - 41.8 Mo
Los girasoles ciegos (2)
MPEG4 - 40.7 Mo
Los girasoles ciegos (3)
MPEG4 - 40.8 Mo
Los girasoles ciegos (4)
MPEG4 - 38.7 Mo
Los girasoles ciegos (5)
MPEG4 - 40.3 Mo
Los girasoles ciegos (6)

[14Antecedentes

El Centro Andaluz de la Fotografía, perteneciente a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, se constituyó en 1992 para ser depositario de los fondos fotográficos del proyecto Imagina y, al mismo tiempo, para continuar con la labor de fomento y difusión de la fotografía tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

Objetivos

El Centro Andaluz de la Fotografía propone una oferta institucional permanente para tratar la fotografía desde una perspectiva interdisciplinaria donde tengan cabida el tratamiento y el estudio de la imagen desde diversos enfoques.

Instalaciones y servicios

En octubre de 2007 se inauguró la nueva sede del Centro Andaluz de la Fotografía en el antiguo Liceo de Almería, ubicado en el casco histórico de la ciudad. Este edificio ha sido rehabilitado y adaptado a las necesidades de un centro fotográfico del siglo XXI, que incluye una amplia zona expositiva de seiscientos metros cuadrados, aulas para talleres, sala de digitalización, plató fotográfico, biblioteca, sala de proyecciones, archivo, tienda y dependencias administrativas.

Centro Andaluz de la Fotografía

PDF - 180.1 ko
Taro y Capa en el frente de Málaga
Las fotografías de las Brigadas Internacionales
Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Noticias de la Junta de Andalucía (PDF)
PDF - 780.3 ko
Exposiciones actuales
Centro Andaluz de la Fotografía (PDF)